Objetivo:Equilibrar oferta y demanda

El sector de frutas de hueso debe ajustar la producción para obtener un equilibrio entre oferta y demanda para salir de la complicada situación que vive campaña tras campaña. Así, agentes de este sector junto con el Ministerio de Agricultura están trabajando en las bases para reconducir y mejorar su situación, complicada, además, por el permanente cierre del mercado ruso, que desata un colapso en el mercado europeo cuando coinciden en cosecha todos los países productores. Ante esta situación, hay quienes se han replanteado un ajuste en su cultivo, disminuyendo superficie, mientras que otras compañías suman nuevas fincas para incrementar su producción.

Desde los últimos años el sector de fruta de hueso viene sufriendo un desequilibrio estructural por exceso de oferta y falta de demanda, incluso previo al cierre del mercado ruso, hecho que ha terminado por complicar más aún la situación al saturarse el mercado europeo. En este contexto muchas compañías ya se están replanteando disminuir superficie de cultivo o reducir y controlar más la producción, como aseguran desde SAT Royal, SAT Síntesis o Agropecuaria de Cinca. Así, la pasada campaña se produjeron 2,08 Mt, según los datos avanzados que ofrece el Mapama para los primeros nueve meses de 2017, lo que significa un 9,5% más que el año anterior. Excepto la ciruela, todos los productos crecieron: melocotón (12,7%), nectarina (10,4%), cereza (10%) y albaricoque (5,7%).

Dado el carácter estructural de los problemas en este sector, el Mapama ha venido trabajando con diferentes agentes del sector en un Plan Estratégico para adoptar medidas a medio y largo plazo, que permitan restablecer el equilibrio entre oferta y demanda. Así, en la última reunión que se produjo en noviembre se propusieron distintas medidas para fortalecer el sector. Entre ellas se habló de la necesidad de fomentar la innovación y reconversión varietal en determinadas especies, mejorar la información sobre la oferta y la demanda, la disponibilidad de productos post-cosecha, etc.

En cuando a los nuevos mercados, se planteó la necesidad de emprender una reforma varietal en melocotón y nectarina, que permite el incremento de las exportaciones a nuevos mercados más lejanos. Para ello se requiere una mayor inversión e investigación en nuevas variedades adaptadas a los requisitos de conservación y logística para exportar más lejos. En cuanto a la demanda, también se apuntó la necesidad de recuperar el consumo interior y trabajar para aprovechar las oportunidades en los mercados exteriores. Precisamente en este punto, la exportación hasta el pasado mes de septiembre creció un 13% en volumen, al comercializarse 1,06 Mt, mientras que los ingresos solo mejoraron un 0,6%, lo que explica la caída del precio medio de la fruta de hueso de un 10%.

manifestacion agricultores melocotónFuentes del sector comentan que la campaña 2017 ha sido complicada. Desde Cosanse o Fruits de Ponent inciden en la alta producción en muchas zonas, el solapamiento y la bajada del consumo. Y a todo esto se suma la prolongación del veto ruso, y los pocos avances que se han dado para abrir las puertas de nuevos mercados. No obstante, ante la situación de sobreoferta y la ampliación del veto, la Comisión Europea Amplió en 19.550 t los cupos de retirada de fruta de hueso a finales del pasado julio, una solución que alivió ligeramente la mala campaña que estaba atravesando el sector. Esta cifra se sumó a las cupos existentes y a las cantidades ya retiradas el año pasado de melocotón y nectarina para su transformación en zumo o para su entrega a bancos de alimentos, en el marco de los reglamentos de medidas excepcionales y de las ayudas a los programas operativos, que sumaron otras 21.000 t.

Ante esta situación, algunas compañías hablan de tomar medidas en el control de la producción. Desde SAT Síntesis, con una producción de 17.000 t en 2017, explican que en Andalucía ya se ha comenzado a reducir la superficie de cultivo, y apelan a que otras zonas productivas también tomen estas medidas. En su caso, también están haciendo una fuerte apuesta por variedades más productivas y “super sweet”, con más grados brix, que es lo que les demandan sus clientes, así como variedades tempranas que les permita tener producto en el mercado a partir de abril.

Para ello, y para otros asuntos, la compañía invertirá 1,3 M€ en 2018. También ha decidido arrancar árboles en las diferentes áreas de producción, mientras que la cooperativa oscense Agropecuaria de Cinca se plantea producir menos por hectárea la próxima campaña, para producir calibres mayores y con más calidad. Para ello, empleará más labores de poda, de clareo, limpieza de los árboles, aunque esto suponga un incremento del coste medio por kilo. Por otro lado, habla de estabilización en la producción de melocotón, paraguayo y platerina, y de diversificación con la entrada en albaricoque y cereza.

Mientras unos operadores hablan de control de la producción, otras están ampliando la superficie de cultivo. Así, El Ciruelo, con una producción de 31.000 t en 2017 de frutas de hueso, explica que ha adquirido 800 ha y está invirtiendo en nuevas plantaciones. Por otra parte, reconoce que está ampliando el almacén que dispone en Alhama, que contará con 20.000 m², el doble que antes, y su inauguración la esperan para el mes de abril. Su responsable comercial, Cristina Gutiérrez, explica que en los últimos años han ampliado el calendario de producción, de tal forma que a mediados de abril ya pueden empezar a suministrar a sus clientes.

Por otro lado, también están apostando por variedades con mucho sabor y desarrollando plantaciones de albaricoque rojo y paraguayo tardío. Otra compañía que va a sumar más superficie es Sol de Badajoz, que explica que invertirá en la construcción de un invernadero con una dimensión de 50 ha con el objetivo de mejorar el calibre y color de las variedades, así como las características organolépticas.

Este proyecto, cuyos primeros resultados se verán en la campaña de este año, permitirá el adelanto de la cosecha y aprovechamiento de las condiciones de mercado favorables a las plantaciones más precoces, para así no coincidir con otros países competidores. Otro de los objetivos que se han marcado es incrementar y afianzar su presencia en los mercados europeos y de ultramar. La empresa, que exporta el 90% de su producción, dirige sus productos fundamentalmente a Portugal, Polonia, Holanda, Brasil y Canadá. A nivel varietal, José Antonio Gomes, director comercial del grupo, explica que la tendencia del sector es apostar por variedades con altos niveles de coloración, azúcar y resistencia, para aguantar las condiciones logísticas y los tránsitos de tiempo tan elevados, en ocasiones. También añade que la apertura del mercado ruso y argelino sería muy positivo para el sector.

Apertura de nuevos mercados

Además de estos destinos, el sector reclama la apertura de nuevos mercados. Uno de los últimos ha sido el chino, con la aprobación de un protocolo para la venta de ciruela y melocotón. Aunque muchas compañías han probado suerte con este mercado, la realidad es que la pasada campaña se redujo a la mitad los envíos a este país. Según los datos de Icex entre enero y septiembre de 2017 se comercializaron 358 t, un 52% menos que en el mismo periodo del año anterior. Esto nos indica que la experiencia no debió de ser todo lo satisfactoria que se esperaba, de ahí esa fuerte caída. Así, empresas como SAT Royal, Frutas Esther, Gruventa, Campo y Tierra o El Ciruelo, entre otras, hicieron envíos a este país, otras, en cambio, mostraron sus dudas desde el principio y se mantuvieron como observadores para ver cuáles eran los resultados.

Otros países lejanos donde se comercializan nuestras frutas de hueso son, además de Brasil o Canadá, Sudáfrica, Emiratos Árabes y Malasia, entre otros, tal y como aseguran desde la cooperativa Explum. Otros operadores prefieren centrarse en Europa. Por ejemplo Fernando Chocarro, director general de ActelGrup, reconocía que frente a la postura de algunas empresas de abrir nuevos mercados para diversificar las ventas, en su caso la estrategia pasa por potenciar los mercados de Alemania y Reino Unido, que aunque son más maduros, “valoran nuestro modelo de producción, que es integrado, con trazabilidad, garantía de calidad y de volumen, así como con un aprovisionamiento estable”.

También la cooperativa del Campo Navalconcejo ha ideado para este año realizar promociones genéricas y en el punto de venta de países como Alemania y Reino Unido. A ello, se suma una inversión de unos 300.000 € que se empleará para realizar mejoras en los procesos industriales y de post-cosecha, para alargar la vida útil y fomentar la calidad de la cereza.

Fuente: alimarket.es /MARIVÍ MONJE