La autoridades rusas no cesan en elevar el tono de sus presiones sobre la unión europea ejerciendo medidas de fuerza que afectan directamente a los productos de los paises miembros, tras el veto de Rusia que impide, no solo que lleguen con destino a aquel país, sino que incluso pasen su frontera camino a China.

A principios de verano, España se convertía en el primer país de la Unión Europea que podía exportar a China frutas de hueso como ciruelas y melocotones, tras más de cinco años de negociaciones, que en cierta medida venía a paliar los efectos negativos que le veto ruso había causado al sector agrícola desde 2014.

Pero ahora, nuestros productos se han encontrado con la negativa de Putin a dejar pasar los trenes por su territorio.

El ferrocarril como vía de transporte de los productos españoles hacia China tiene un futuro muy interesante, ya que China exige que la fruta esté un periodo de 15 días a una temperatura de entre 0 y 1 grado, algo que se podría hacer prácticamente el tiempo que se tarda en llevar la mercancía por ferrocarril. La otra opción es el barco, la más barata, aunque con trayectos de 26 días, o el avión, con precios muchos más altos.

El problema ha llegado a la Comisión Europea, que ha advertido que estudiará “todos los medios disponibles”, tanto el diálogo con las autoridades rusas como instrumentos jurídicos, para garantizar que todos los productos de la UE puedan transitar por Rusia e impedir que Moscú bloquee el paso de frutas españolas por su territorio.

La comisaria de Comercio, Cecilia Malmström, respondía así a la pregunta escrita de los eurodiputados del PP Ramón Luis Valcárcel, Esther Herranz y Pilar Ayuso, que habían denunciado que aquellos productos que han sido sancionados por el embargo no pueden ser transportados por esa vía, incluso si Rusia no es el destino final.

¿Pensando en exportar a China? Infórmate aquí o Contacta